Rajoy, un registrador de la propiedad "provincial" y la "pesadilla" de asesores de imagen