Rajoy respeta la decisión francesa