Ramón Espinar, imputado por las tarjetas black, justifica haberla usado tras dejar de ser consejero de Caja Madrid