Rasmussen insiste en que Rusia y la OTAN ya no son una amenaza recíproca