Raúl Castro toma las riendas de un Partido Comunista cubano poco renovado