Los partidos nacionalistas catalanes desprecian el fallo del Constitucional