Rajoy espera que sea la meteorología la que permita bajar la luz