Recortes, desempleo récord y algún patinazo ensombrecen los 100 días de Artur Mas