La Reina transmite una imagen de normalidad en uno de los momentos más delicados para La Zarzuela