La boda real en Reino Unido será una larga fiesta, pero el comercio se resentirá