Reos etarras, contra la violencia