El Rey llega a Barcelona envuelto de fuertes medidas de seguridad y protestas en la calle