El Rey y Lula demuestran su amistad en una simbólica reunión de despedida