El Rey de Marruecos y Zapatero apuestan por el respeto y la buena voluntad