El Rey y Mohamed VI comparten que los "malos entendidos" no deben enturbiar la relación