El Rey cree que la situación de España "da ganas de llorar"