Las pruebas confirman la desaparición de la infección en la cadera del Rey