El Rey comienza la rehabilitación en Barcelona