El Rey abandona la clínica La Milagrosa