El Rey "no se quejaba demasiado"