La princesa Corinna explica que no tiene nada que ver con el Instituto Nóos