Ridao sostiene que el desastre de ERC obliga a cambios quirúrgicos en su dirección