Rodrigo Rato durante el segundo registro en su despacho