Rosell culpa a familias, empresas, entidades y al Banco de España de la crisis