Rousseff cumple cien días en el poder con un pulso firme y rostro propio