Rousseff visita un santuario religioso en medio de una polémica campaña electoral