Rovira insiste en que su polémica ha servido para que el Estado renuncie a "la violencia"