Rubalcaba no se plantea si será candidato porque la crisis y ETA ocupan su cabeza