Rubalcaba sostiene que "quien le echa un pulso al Estado, pierde"