Rubalcaba dice que los tribunales han hablado y ahora tienen que hablar los ciudadanos