La cabeza de Ruiz Gallardón y el sacapuntas de Rita Barberá