Ruiz-Mateo, en busca y captura