Rusia y Polonia intentan pasar página a sus más recientes traumas históricos