Sáenz de Santamaría evita opinar sobre la destrucción de los ordenadores de Bárcenas