Sáenz de Santamaría cree que la elección de los consellers es una "dinámica perversa" y "fracasada"