Sánchez acude con su dirección a uno de los pueblos más afectados por las crecidas del Ebro