Sanidad reduce la cobertura pública a un diagnóstico de esterilidad