Santa Eulàlia de Riuprimer también declara al Rey 'persona non grata'