Santamaría tiende la mano a Casado, que prefiere ir a por todas