Santiago Cervera, con gorro y bufandas para recoger el sobre que lo inculpa