Sarkozy mantiene silencio mientras el escándalo que lo salpica llega a manos de la justicia