El Senado de EE.UU. aprueba el plan de estímulo económico, pero la batalla recién comienza