El Senado estrena el uso de las lenguas, que costará 11.950 euros por pleno