Sentencia del Prestige: No hay culpables, ni responsables, ni indemnizaciones