La Justicia afirma que los escraches son una forma de participación democrática