Un testimonio de Silva Sande llevó a la Guardia Civil hasta los pisos y el zulo de París relacionados con Cordón