La Comunidad de Madrid se rinde y paraliza la privatización sanitaria