El espionaje europeo obró igual que el americano, según "The Guardian"