Sólo un 19% de los escoltas de Euskadi y Navarra que perdieron su puesto han sido recolocados para vigilar las prisiones