Puigdemont y los consejeros huidos a Bruselas renuncian a delegar el voto